Shalom Laj

SHALOM LAD MYRIAM

Acudiendo a la Sagrada Escritura, y haciendo un estudio comparado de las distintas versiones de la salutación angélica, comprobamos que en ocasiones se opta por una traducción popular, a riesgo de perder altura teológica y semántica en la expresión. Si partimos de los textos originales, en Hebreo el saludo es “Shalom Lad Myriam”: Paz a María; y en griego: Jaire, María”; es decir: “Alégrate, María”.

Exégetas cualificados explican que el saludo de San Gabriel encierra un significado extraordinario: de una parte, se trata del “Shalom” hebreo “que indica la Paz, la vida total, la plenitud de los dones de Di-s”; pero también abarca la alegría del saludo mesiánico por el Rey que viene. En este sentido es todavía más que el simple “Jaire” griego, pues en la Anunciación, se cumplen sobre la Inmaculada los textos bíblicos de Is 12,6; So 3,14; Za 2,14, 9,9; etc: “Alégrate sobremanera, Hija de Sión. Grita exultante, Hija de Jerusalem. He aquí que viene a Ti tu Rey, Justo y Victorioso…” (Za 9,9).

Este Saludo Mesiánico acompañado del “llena de Gracia”, es el que produce la turbación de la Humilde Esclava de Di-s. y no resulta fácil encontrar una fórmula equivalente para un saludo tan denso. Quizás algo así como “Exulta de Paz, María, llena de Gracia”. Por eso en la Bula “Innefabilis Deus”, el Beato Pío IX reconoce que “con ese singular y solemne saludo, jamás oído, se manifestaba que la Madre de Di-s era sede de todas las gracias divinas, y que estaba adornada de todos los carismas del Divino Espíritu; más aún, que era como tesoro casi infinito de los mismos, y abismo inagotable,…” (n. 12).






Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

Asociación de Católicos con el Carisma Hebraico y de Tradición Hebrea de Hispanoamérica